.

20 de junio de 2010

LA CULPA FUE DE LOS ZAPATOS

Estaba muy nerviosa, no sabia como presentarme ante ti, después de tantos días sin verte, no sabia como me iba a reaccionar el corazón, quizás me traicionaría, pensar q esa posibilidad podría existir me atacaba…
Y llegue a la iglesia, y ahí estabas tan guapa como siempre, clavabas tu mirada en mi y yo no sabia si acercarme a ti o mantener la distancia q tu misma habías inventado.
Me acerque a tus padres quedándome expectante a ver q hacías, y te acercaste ¿Qué pasa no piensas darme un beso?...
Desde ese momento ya no te separaste de mi, juntas en la iglesia, en el convite, hablando, riendo, con mucha naturalidad.
Todo fue bien, sintiéndome cómoda en todo momento, siendo yo, sin tener q disimular nada.
Eran ya las 12 de la noche cuando decidí irme, tenia una herida por culpa de los zapatos nuevos y me empezaba a sangrar, así q fue la excusa perfecta para decirla adiós, lo q no me esperaba es q me pidiera q la llevara a su casa.
Ya en el portal me pidió q subiera y yo me negué pero me convenció pq tenia unos parches para las rozaduras q eran una maravilla y subí.
Me enseño su piso, pequeñito pero muy coqueto muy a su estilo, y me curo la herida, fue muy amable y claro una copa q llevo a otra, y a otra y a otra y entre risas y risas nos besamos, cuando quise darme cuenta me encontré con ella en la cama haciendo el amor, pero ya no era igual, se ha perdido todo, el erizo de la piel q me producía cuando me acariciaba, la excitación q me provocaba cuando su lengua me recorría, el aceleramiento del corazón cuando la sentía, increíblemente me di cuenta q solo era sexo, y me impresione a mi misma poniéndome a prueba q era capaz de acostarme con alguien sintiendo solo sexo. A la mañana siguiente me fui, dejándole una nota.
Lo siento Miriam, no creo en las segundas oportunidades, la decisión la tomaste tú y yo hoy la llevo a cabo, gracias por hacerme disfrutar la comunión de tu sobrina, pero todo acaba aquí. Si me necesitas sabes donde encontrarme, pero solo búscame cuando necesites una amiga.
Te quiero pero no como antes