.

15 de mayo de 2012

AL MENOS.. HOY NO


Por fin el cansancio y el sueño me vencieron… a mí, a la soledad, la angustia y a todas las bobadas que pasaban por mi mente. Ya entre sueños me pareció escuchar que llamaban a la puerta, no se si era que estaba soñando y las ganas de que ella me buscara me hacían delirar, o fue en la habitación de al lado. El caso es que seguí durmiendo, tan a gusto que  a la mañana siguiente se me pegaron las sabanas y perdí el desayuno.
El avión de vuelta salía a las 10 de la noche, por lo que mi compi y yo habíamos pensado, después de ver al último cliente, quedarnos por las calles de Barcelona y hacer de turistas hasta que llegara la hora.
Aun en la cama, haciéndome un poco la remolona y desperezándome, suena el tlf, es mi compi que me espera en recepción, así que ya sin mas remedio me levanto de la cama, me doy una ducha, preparo la maleta y bajo.
La sorpresa fue, cuando vi que con él, estaba ella y su acompañante, mi asombro fue aun mayor cuando mi compi me dijo que nos invitaban a comer.
Sin querer demostrar nerviosismo, me comporte con mucha normalidad, sin darle importancia, acepte la invitación, y fuimos a visitar al cliente.
Ya en el taxi, mi compi me contaba lo agradable que era mi extodo, que no le había parecido un ogro como la pintan y que según él, la invitación tenia gato encerrado y me advertía de evitar hablar de las ventas que habíamos conseguido. Yo lo miraba y lo escuchaba como de lejos, pues dentro de mi sentía una mezcla de sentimientos que no sabría como interpretar. Nerviosismo, ganas de estar con ella de tenerla cerca y mirarla, envuelto en miedo, impotencia y un NO quiero sentir esto, mezclado todo hacia explosionar mi mente y acelerarme el corazón.
Nos liamos mas de la cuenta con Paco, nuestro cliente, y cuando llegamos al restaurante ellos ya estaban dentro y sentados en la mesa. Mi compi muy educadamente saludo dándola dos besos, así que me vi obligada hacer lo mismo. Me acerque puso su mano en mi cintura, y sentí de nuevo su piel en mi rostro, lo que mas nerviosa me puso fue olerla de nuevo, tanto que solté el bolso y tuve que irme al baño. Ya frente al espejo pude tranquilizarme, era una situación delicada y difícil para mi pero que tenia que controlar.
La comida paso tranquilamente, entre miradas que no podíamos evitar pero de las que podía disfrutar sin que nadie se diera cuenta.
Me relaje, me tranquilice, y me deje llevar, y así entre risas llegamos al postre.
Se levanto, quería fumarse un cigarro antes del café, y me ofrecí a acompañarla.
Ella quedo a cuadros, tan sorprendida que no se lo podía creer. Yo empujada por el impulso, me di cuenta del paso que estaba dando, cuando detrás de ella la seguía hasta la puerta, ya no podía dar marcha atrás.
Me gustó sentir ese acercamiento, me sentí a gusto y bien, como dos amigas sin dale mayor importancia y evitando hablar de nosotras.
Ya en la sobremesa mi compi comento los planes que teníamos antes de que saliera el avión, y ella le propuso a su compañero tomarse la tarde libre y acompañarnos, al otro no le hizo mucha gracia pues eso conllevaba quedarse un día mas, pero no le quedo otra, donde hay patrón no manda marinero.
Disfrute muchísimo, hacia tiempo que no lo pasaba tan bien y me reía tanto, envueltas las dos en miradas cómplices, algún que otro roce, por momentos parecía que no existía nadie mas que nosotras dos.
No había rencor, ni dolor, estábamos las dos viviendo el momento, los ojos nos brillaban, y no se a ella, pero a mi el corazón me palpitaba a mas de mil, lo sentía tan vivo…
Se acercaba la hora, a las 9 teníamos que estar en el aeropuerto así que fuimos al hotel a coger las maletas y a tomarnos el ultimo vino.
Coincidimos, o lo hicimos coincidir que mas da, pero ahí estábamos las dos en el baño, no quise retenerme mas y la bese, deje que mi cuerpo se deslizara al de ella y no fui rechazada, sentir su lengua dentro de mi, sus caricias, su entrega…  esos sentimientos que sé que le nacen de dentro de ella y no pueden ser mentira, sentirme arropada, deseada, querida…
La escuche susurrarme que me echaba de menos, yo no pude articular palabras, solo quería abrazarla, entre el calor de ese abrazo quedamos en llamarnos.
No os voy a describir lo que me hizo sentir, porque si alguna vez habéis querido a alguien y  ese alguien no pueda estar a vuestro alcance, seguro que lo sabéis.
Solo deciros que no me arrepiento de nada de lo que hice. Al menos hoy NO.



4 comentarios:

miotrawoman dijo...

Biennnnn has vuelto y veoooo que con ganas!!!.... de todo!!.....

besos y no te demores tanto... hay desenlace???.. y espero que sea feliz!!

besitos wapa!

peke dijo...

Francamente pienso que...ha pasado lo que tenia que pasar,ni más ni menos corazón,las dos sabiais que esto más tarde o temprano iba a pasar asique como bien dices nada de arrepentirse ni pensar...queda prohibido eso..date el capricho de disfrutar...un abrazo muy grande pensamientos!

Anónimo dijo...

¿Y porque deberias arrepentirte algun dia eh?, si es lo que verdademente querias en ese momento, no tienes porque arrepentirte mas adelante.

Rockerilla

Butterflied dijo...

Estoy con Rockerilla. Me acabo de poner al día de varias entradas que llevaba de atraso y GUAU. Tu historia parece de serie de tv, la verdad es que la realidad ha superado a la ficción esta vez.

Por mi parte, como digo, me alegro de que esto haya pasado. Las dos lo deseáis aunque las circunstancias no acompañen. No sé, dejadlo fluir y disfrutaos ambas de la mejor manera que podáis. Tiempo al tiempo.